Portada » Musulmanes de Lleida piden librarse del toque de queda para el Ramadán
ACTUALIDAD

Musulmanes de Lleida piden librarse del toque de queda para el Ramadán

Defienden ante el Ayuntamiento y la Generalitat que procede aplicar una excepcionalidad a la restricción

La comunidad musulmana celebra a partir del próximo martes 13 de abril el Ramadán, su mes sagrado, cuatro semanas dedicadas al rezo, al ayuno y a la veneración del profeta. La asociación Watani de Lleida, una entidad que dice trabajar por “la justicia y la libertad”, manifiesta que las restricciones a la movilidad impuestas para frenar la propagación del coronavirus coartan la libertad de culto y solicita al Ayuntamiento de Lleida que aplique una excepción sobre el toque de queda para que los fieles puedan acudir a la mezquita a rezar, bien entrada la noche. “Hemos pedido autorización al alcalde para que la gente vaya a rezar y pueda cumplir sus rituales religiosos con seguridad”, manifiesta Mourat El Boudouhi, portavoz de la asociación. “El Ramadán es un mes sagrado para nosotros”, justifica.

e van sucediendo a lo largo de la jornada, hasta que la última llamada es al anochecer. Con ella aflora el problema, expone el alegato presentado por la asociación, porque se pone en jaque el cumplimiento del toque de queda que impera entre las diez de la noche y las seis de la mañana. “El Tarawih es el rezo más importante del día y se puede alargar hasta pasada la medianoche”, manifiesta Mourat El Boudouhi. “Queremos que los musulmanes de Lleida y de toda Cataluña puedan ir a rezar a la mezquita aun después del toque de queda”, demanda.

La asociación Watani asegura que las oraciones se van a realizar cumpliendo con las restricciones de aforo, para evitar grandes acumulaciones de gente dentro de un espacio cerrado. La mezquita de Camps Elisis de Lleida, la más grande de la ciudad, ha llegado a albergar a más de mil personas a la vez, afirma El Boudouhi. Ahora el aforo está limitado a una horquilla de entre 200 y 400 personas, señala el propio portavoz de la asociación Watani.

El año pasado el Ramadán ya coincidió con época de confinamiento pero no hubo demandas de acudir a la mezquita porque los centros de culto estaban cerrados. Preguntado sobre la posibilidad de que se realice el rezo en casa, cuando la pregaria coincide con horario de toque de queda, Mourat El Boudouhi pone de relieve que “ir a la mezquita es un acercamiento a Dios” y justifica que “si un musulmán quiere ganar más puntos tiene que ir a la mezquita”.

Tags