Portada » Un ingeniero denuncia la tesis de Sánchez para que le retiren el doctorado
Uncategorized

Un ingeniero denuncia la tesis de Sánchez para que le retiren el doctorado

Ha documentado en un primer análisis 122 errores «visibles, académicamente graves y groseros» que son «una negligencia difícilmente justificable»

Solicita a la universidad que «exija responsabilidades» y proponga la «revisión o anulación» del título de doctor cum laude del presidente

Alfredo Rodríguez, ingeniero de Montes, decano del Colegio de Castilla y León y licenciado en Ciencias Medioambientales, ha denunciado la tesis de Pedro Sánchez ante el Comité Permanente de Integridad Académica de la Universidad Camilo José Cela. Sólo en un análisis preliminar ha detectado 122 errores importantes que deberían servir para «revisar o anular» el título de doctor que esta universidad otorgó en noviembre de 2012 al actual presidente del Gobierno.

El informe, de 134 páginas y al que ha tenido acceso ABC, muestra y argumenta cada uno de los 122 «errores de todo tipo» que contiene la tesis ‘Innovaciones de la Diplomacia Económica Española: Análisis del Sector Público (2000-2012)’. Alfredo Rodríguez agrupa los errores en

siete tipos: formal, metodológico, conceptual, sintaxis, falta de revisión, cálculo y maquetación.

El análisis fue enviado el pasado 30 de abril al correo electrónico oficial de la Universidad Camilo José Cela –institución que no ha contestado de modo alguno– junto a un resumen en el que el ingeniero Rodríguez advierte de que «la responsabilidad más importante es del autor», pero ésta «debe ser compartida en buena parte por el director de la tesis». No obstante, denuncia que «muchos de los errores son tan evidentes y están en partes tan visibles del texto que también hay una seria responsabilidad del tribunal de tesis».

El ingeniero sostiene que hay «errores académicamente graves, como los metodológicos» y otros «triviales, como muchos de los errores de formato», pero tan «visibles y groseros que el hecho de no haber exigido su corrección constituye una negligencia difícilmente justificable». El campo científico de Alfredo Rodríguez no es la Economía, pero los errores que denuncia son tan básicos y elementales como errar en los cálculos más sencillos o confundir nombres y apellidos de autores.

«Tablas ilegibles»

Entre los errores más destacados se encuentran «tablas ilegibles o incomprensibles por presentar números sin formato o por falta de una leyenda, falta de justificación de muchas de las afirmaciones realizadas, cálculos mal realizados», como «tablas de porcentajes que no suman cien» o «tasas de decrecimiento con signo positivo, conclusiones basadas en análisis anunciados en la introducción de la tesis y supuestamente realizados en su desarrollo, pero que nunca se hicieron». También «estructura en capítulos no ajustada a la estructura conceptual de su contenido». Esta retahíla de despropósitos ha sido denunciada pese a que el autor reconoce que «el análisis que se ha realizado no ha entrado en todos los capítulos de la tesis, pero en todos los apartados consultados se han encontrado errores importantes».

Hay «muchos más errores»

Advierte, además, de que «tampoco se ha entrado en ortografía o sintaxis, donde la tesis también ofrece abundante material. Por ello es muy probable que un análisis exhaustivo encuentre muchos más errores sin corregir».

«El ‘cum laude’ en una tesis con todos estos errores es directamente inexplicable y supone una mancha»

Alfredo Rodríguez no comprende cómo «pese a todo ello la tesis fue calificada con un sobresaliente ‘cum laude’». Argumenta que «esta calificación en una tesis que tuviera uno solo de los problemas expuestos tendría difícil explicación; en una tesis con la concurrencia simultánea de todos ellos es directamente inexplicable y supone una mancha para cualquier universidad que la haya dado paso sin que ninguno de sus sistemas de control la hayan corregido».

Como conclusión a su denuncia, el ingeniero solicita al Comité Permanente de Integridad Académica de la Universidad Camilo José Cela «que analice los errores expuestos en el documento adjunto y, si procede, traslade a los órganos competentes una propuesta de exigencia de responsabilidades y en su caso una propuesta de revisión o anulación de los actos administrativos en los que concurran causas de nulidad».

Tal y como apunta el autor de la denuncia, los errores significativos de la tesis doctoral de Pedro Sánchez son muchos más de los 122 que ha documentado en un análisis preliminar. De hecho, en esta misma línea, ABC publicó el 7 de octubre de 2018 una información titulada ‘Las graves deficiencias en las citas y en la bibliografía invalidan la tesis de Pedro Sánchez’. Son un rosario de ejemplos, como referirse al sociólogo «Voir M. Granovetter», cuando ‘voir’ es ‘ver’ en francés (debió copiar la cita de un artículo en esa lengua); llamar «Perlaba Fortuna» a Raúl Peralba Fortuny; citar al mismo autor una vez como «Rebollar, G.» y otra como «García Rebollar, A.». y un largo etcétera.

Cuatro ejemplos de los 122 denunciados

Porcentajes que no suman 100. Según la tabla de la página 214 de la tesis, España importó durante tres años más de un cien por cien de sus importaciones de gas, lo que es imposible.

Cifras incomprensibles e ilegibles por no editarlas. Es habitual en la tesis de Pedro Sánchez encontrar tablas como ésta, con cifras ilegibles, pues no usa separador de miles, pone de uno a cinco decimales sin criterio alguno y ni siquiera alinea las cifras en la celda de la tabla.

Duplicidades en la bibliografía. Mismos libros o publicaciones se repiten porque, por ejemplo, una vez lo atribuye a «Bayne N. y Woolcock S.» y otra a «Nicholas Bayne y Stephen Woolcock», pese a ser las mismas personas.

Los epígrafes pares no existen. Un bloque de la tesis de Sánchez ocupa tres capítulos, del 7 al 9. Para distinguirlos usa números romanos: I, III y V. Ni rastro del II y el IV. Ni el autor, ni la directora de la tesis ni los miembros del tribunal debieron de revisar algo tan básico como el índice.