Portada » La rebelión de Ayuso contra Génova desbarata los planes de Casado ante la convención nacional
Uncategorized

La rebelión de Ayuso contra Génova desbarata los planes de Casado ante la convención nacional

La guerra interna ha eclipsado un evento en el que el líder del PP está volcado al cien por cien

Los avisos de Génova para que cese el debate sobre el futuro congreso del PP de Madrid, que ni está convocado ni tiene fecha fijada, no han servido de nada. A dos semanas de la convención nacional del partido, prioridad absoluta para Pablo Casado con el objetivo de reforzar su proyecto en la segunda parte de la legislatura , Isabel Díaz Ayuso ha eclipsado por completo esa cita interna y ha logrado atraer todos los focos, tras anunciar su candidatura para presidir el partido en Madrid, con gestora desde que en abril de 2018 dimitiera Cristina Cifuentes. Casado ha rechazado de plano las presiones de Ayuso para adelantar el congreso y mantendrá el calendario previsto, según confirmaron fuentes populares.

«Pablo ha demostrado que no admite presiones de nadie», advierten en Génova. Las rechazó cuando muchos en el partido defendieron que debía abstenerse en la investidura de Sánchez, cuando otros, como Cayetana Álvarez de Toledo, reclamaron un Gobierno de concentración con el PSOE, o cuando expresaron su discrepancia con el voto en contra en la moción de censura de Vox. «Ahora no va a ser diferente, no se va a dejar presionar», aseguran en su equipo.

Ayuso ve importante que el congreso del PP de Madrid se celebre «pronto», para preparar cuanto antes las elecciones municipales y autonómicas de 2023 y poder nombrar a los candidatos. Pero el calendario ya está aprobado de antemano por la Junta Directiva Nacional, con el voto incluido de Ayuso. Allí se dio luz verde a un plan que situó los congresos regionales uniprovinciales en el primer semestre de 2022. En Génova quieren que se celebre en mayo o junio del año que viene, justo antes del congreso nacional del partido, previsto para julio. «No tenemos ninguna intención de mover esa fecha. Isabel lo sabe», avisan.

El malestar en la dirección nacional del PP con Ayuso va creciendo cada día que pasa por abrir y mantener un debate que, según sostienen, hace daño al partido en este momento. Sus diferencias con el secretario general, Teodoro García Egea, son cada vez más evidentes y menos ocultas. Ayer, en rueda de prensa, el número dos de Casado volvió a comparecer, arropado por varios vicesecretarios, para insistir en que «no toca» hablar del congreso del PP de Madrid, porque todo el partido está volcado en la convención nacional, liderada por Casado.

El empeño de Ayuso en defender su candidatura deja claro que no está atendiendo a las instrucciones de Génova. No existe ningún acuerdo entre la dirección nacional y la presidenta autonómica. Sus propuestas son unilaterales, subrayan.

Guerra interna

Dirigentes del PP lamentan que justo ahora, con todas las encuestas a favor, y cuando la convención debería servir como rampa de lanzamiento definitivo para el proyecto de Casado, se abra un debate interno, ‘guerra interna’ según muchos populares, «que no beneficia a nadie». Tampoco a Ayuso, comentan en Génova, ya que la insistencia en querer presidir el PP de Madrid podría volverse en su contra.

El PP de Madrid lleva funcionando «muy bien» desde 2018, según García Egea, con una gestora presidida por Pío García-Escudero y con Ana Camins como secretaria general. Es una situación totalmente diferente a la del resto de comunidades donde gobierna el PP. En todas, menos en Madrid, el presidente autonómico es también el líder regional del partido. «Pero no es comparable, en Madrid hay dos instituciones muy fuertes, Alcaldía y Comunidad, con dos líderes potentes, algo que no ocurre en el resto», recuerdan en Génova. Fue el propio Casado quien, en una conversación informal, habló de guardar el ‘equilibrio’ entre esas dos grandes instituciones, sin inclinar la balanza hacia ninguno de los lados. Y fue también Casado quien, en la línea que marcó el secretario general en su última entrevista en ABC, situó a Almeida en la carrera por el congreso de Madrid y evitó dar un apoyo expreso a Ayuso la semana pasada. El alcalde se ha mostrado partidario siempre de una ‘tercera vía’, para que la Presidencia del partido regional recayera en alguien diferente a Ayuso y a él mismo. Esa ‘tercera vía’ no es un invento de ahora, sino que la ideó José María Aznar hace más de dos décadas para el caso especial de Madrid.

Ausencia en la convención

«Cuando se convoque el congreso hablaremos de todo esto», avisan los populares. «Y no antes». Ayer, el secretario general envió un recado tajante a Esperanza Aguirre, quien fue a la vez presidenta de la Comunidad y presidenta del PP madrileño. En una entrevista en ‘El Mundo’, Aguirre criticó a los «niñatos» que intoxican desde Génova y expresó su apoyo a Ayuso. «En algo estoy de acuerdo con Aguirre: lo que destrozó al PP de Madrid fue la corrupción», lanzó García Egea como un misil.

Casado quiere que en la convención nacional se envíe un mensaje de unidad y fortaleza interna. Los expresidentes Rajoy y Aznar participarán el lunes 27 y el jueves 30, en Santiago y Sevilla, respectivamente, para respaldar a Casado. La convención pasará por todas las comunidades donde gobierna el PP, y ahí se ha reservado un papel especial para los presidentes autonómicos. Además, el sábado 2 de octubre, en Valencia, habrá una mesa en la que se ha invitado a todos los barones del partido, para dar una imagen de piña en torno al líder. El problema es que Ayuso tiene previsto organizar un viaje por Estados Unidos justo durante esa semana. Anoche, en una entrevista en la Cope, Casado hizo un llamamiento a la unidad interna y a trabajar juntos para reforzar la alternativa de Gobierno y «echar a Sánchez».

«No hay negociación»

Desde el entorno de la presidenta de la Comunidad de Madrid se mantienen firmes en la intención de Ayuso de asumir la Presidencia del PP de Madrid y de no dar ningún paso atrás. Eso sí, adelantan a ABC cómo será el equipo con el que se presentará al congreso regional. «Ayuso hará su equipo, que será un equipo de integración, y habrá conversaciones, que no negociaciones. Ahora no se puede hablar de negociaciones porque no sabemos si habrá otra parte y esa parte qué es lo que quiere. Hay que integrar para renovar», aseguran las fuentes consultadas.

A día de hoy, estas fuentes desmienten que haya algún tipo de negociación con la dirección nacional del PP: «No hay ninguna negociación abierta con Génova, no han llamado para hablar nada de esto. Tampoco sabemos si el alcalde se quiere presentar o le están obligando. Solo sabemos que Ayuso se va a presentar y que quiere ser la presidenta», insisten. En este sentido, reiteran: «Ella no se va a meter en las listas municipales del alcalde de Madrid».

La intención de Ayuso de hablar abiertamente de su candidatura tiene su origen en el malestar con la insistencia de miembros del PP de hablar durante el verano de una tercera vía, cuando ella ya comunicó a Casado en mayo su intención de presentarse a la Presidencia regional. «No entendemos por qué cuando el partido hablaba de la tercera vía sí tocaba, y cuando ella dice ‘me presento yo’ no toca. O no toca, o sí toca».

Ayuso, en una entrevista en ‘esRadio’, manifestó que espera que no se tome su posible ausencia de la convención nacional como «un desaire a nadie» porque le coincide con un viaje a Estados Unidos para promocionar la Comunidad de Madrid. Un desplazamiento que está preparando desde hace meses.