Motor

Este impecable Tatra T87 sale a subasta, el veloz sedán que pasó a la historia como ‘ejecutor’ de nazis

Hay coches que son recordados por adelantarse a su época y entre ellos se encuentra el checoslovaco Tatra T87. Se trata de un sedán de lujo de impresionante aerodinámica y avanzadas soluciones técnicas, que estuvo en producción en plena Segunda Guerra Mundial. Un espectacular automóvil que, por sus cualidades deportivas, se granjeó la admiración, y alguna que otra muerte, entre los oficiales del ejército nazi.

Ahora uno de ellos sale a subasta por cortesía de RM Sotheby’s. Su precio estimado oscila entre los 300.000 y los 400.000 dólares, unos 253.400 y 337.900 euros al cambio actual respectivamente.

Enmarcado en la espectacular Elkhart Collection que integra un total de 250 joyas sobre ruedas, este Tatra T87 en cuestión data de 1948, ya cerca del ocaso de la berlina que dejó de producirse en 1950.

 

De hecho, es una de las unidades que ya comenzó a equipar el V8 de 2.5 litros atmosférico que posteriormente incluiría el Tatra 603, pues este modelo solía montar un bloque también de ocho cilindros en uve y aspiración natural pero de 3.0 litros. Además también cuenta con techo solar corredizo, que se incluyó en las versiones más tardías.

Así, comparte subasta con otros ejemplares de esta increíble colección que se venderá a golpe de mazo en octubre, como por ejemplo este Jaguar XJ220 puesto a punto por Jaguar Heritage o este Toyota 2000GT, que fue uno de los 62 producidos con volante a la izquierda.

Prohibido por Hitler

 

Las aerodinámicas formas del T87 fueron esculpidas por el genial Hans Ledwinka: su desarrollo comenzó en 1920 para culminar con su llegada al mercado en 1936. Con un avanzado chasis tubular, medía 4,74 metros de largo, 1,67 metros de ancho y 1,5 metros de alto, siendo unas dimensiones relativamente cortas para una berlina de aquellos años.

Tres ópticas redondas dominaban en su frontal, una de ellas colocada en el medio, justo debajo del logo del fabricante checoslovaco, mientras que la zaga caía desde el techo hasta las defensas posteriores e iba coronada por una llamativa aleta longitudinal.

Bajo su característica trasera se escondía un propulsor atmosférico fabricado en aleación de magnesio y con cámaras de combustión hemisféricas, que en su caso cubicaba 2.5 litros en sus ocho cilindros en uve, fijando su entrega en cerca de 100 CV. Este bloque iba gestionado por un cambio de cuatro marchas y su suspensión era independiente, lo que no era muy habitual en aquella época.

 

Con estos ingredientes el T87 era capaz de superar los 160 km/h, lo que hizo las delicias de los oficiales del ejército nazi cuando descubrieron tamaña y divertida máquina. Pero no estando acostumbrados a circular a semejantes velocidades, a lo que se sumaba su traicionera suspensión trasera de ejes oscilantes, no pocos acabaron perdiendo la vida a sus mandos. De hecho, cuenta la leyenda que en sólo una semana hasta siete oficiales capitularon al volante del T87.

Así fue como este veloz sedán se ganó su fama de ‘máquina asesina’, hasta el punto de que el III Reich acabó prohibiéndolo. Aunque también coleaba una demanda de Tatra a Volkswagen por copiar deliberadamente la plataforma desarrollada por Ledwinka, y en particular el diseño del Tatra 97, en su famoso Volkswagen Beetle. Batalla legal que, por cierto, ganó Tatra años después, siendo indemnizada por la firma alemana.

 

Volviendo al Tatra T87 que ahora se subasta, fue descubierto en el año 2000 en Eslovaquia y trasladado a Australia. Allí se sometió a una profunda restauración a cargo de Sleeping Beauties para lucir el impecable estado que ahora presenta, al menos por lo que se aprecia en las fotografías.

En su odómetro puede leerse que ha recorrido algo más de 5.000 kilómetros, pero RM Sotheby’s no hace mención a este dato, así como tampoco a su estado. Sea como fuere lo señala como uno de los automóviles más interesantes, y no es para menos, que se enmarcan en esta colección que será subastada al completo entre el 23 y el 24 del próximo mes de octubre.